almacenamiento-de-mercancias

La tecnología en los procesos logísticos y almacenes

Vivimos en mundo que cambia constantemente. Hoy en día, estos cambios se están generando con cada vez mayor rapidez. Esta situación ha puesto a las empresas en una situación en la que deben acelerar el paso para poderse adaptar y “mantenerse a flote”. Esto se debe en gran parte a la era tecnológica en la que vivimos.

almacenamiento-de-mercancias

Es un hecho innegable que actualmente, gracias al internet, el comercio electrónico está ganando cada vez más y más terreno. Del mismo modo, está ocurriendo con la globalización de los mercados. En consecuencia, es posible ver un cambio en los patrones de consumo de las personas se han visto modificados. Seguidamente, muchas empresas innovadoras han aceptado estos cambios, adaptándose rápidamente y han sabido cómo aprovecharlos. Por tal motivo, se han tomado nuevas estrategias en respuesta a estos cambios.

La logística existe desde tiempos inmemorables. Las personas estuvieron obligadas a vivir en los lugares donde los bienes, como la comida, eran producidos. Esto fue debido a que no existía una forma de transporte de estos bienes y por tanto, el abanico de productos que se podía consumir era bastante escaso. Cuando la logística fue mejorando fue posible importar productos que no se disponían en estos lugares. Del mismo modo, el producto que no era consumido también podía ser exportado, aumentando la rentabilidad y la eficiencia.

Las cadenas logísticas existen para facilitar la distribución de ciertos bienes entre el productor y el consumidor. Para ello, es necesario que cuenten con instalaciones físicas donde puedan almacenar dichos bienes con sistemas automatizados y un buen número de estanterías metálicas, para luego poder ser distribuidos. Estas distribuciones se realizan mediante pedidos que requieren los comercios o el usuario final. Es evidente que, un centro de distribución puede estar constituido por varios almacenes. Los cuales están pueden estar estratégicamente localizados en base a diferentes factores como la zona de cobertura, clientes, transporte, etc.

Las cadenas logísticas surgen también como una respuesta a satisfacer una necesidad de forma más eficiente. Esta eficiencia está basada en la reducción de costos y mayor velocidad de respuesta en los pedidos de los clientes. A menudo podemos encontrar en grandes almacenes de cadenas logísticas cosas como, maquinaria, cantidad de empleados, transpaletas, estanterías de almacenamiento industrial, montacargas e instalaciones acondicionadas de acuerdo del ramo al cual se especialicen.

Dicho esto, las empresas que están promoviendo y ganando terreno en el comercio electrónico, prometen de forma progresiva mayor eficiencia en la entrega de sus bienes y servicios. De hecho, ya existen empresas que ofrecen “servicios de entrega express” que prometen ofrecer un producto en la puerta de la casa en aproximadamente 4 horas. Esto ha obligado a los centros logísticos a mantenerse innovando constantemente, automatizando los procesos y mejorando las estrategias.

Por todo esto, sería prácticamente imposible que, un centro logístico pueda operar de forma eficiente sin la tecnología. Tecnología que a su vez les otorgue  mayor competitividad. En consecuencia, la utilización de tecnología es necesaria para la gestión de los vehículos de transporte, el control de las rutas y otros para aumentar la eficiencia y la transparencia en las operaciones de los centros logísticos.

Para finalizar, es posible ver que la implementación de la tecnología, tanto en los almacenes con estanterías, como en centros logísticos, desde el punto de vista de los productores ha sido totalmente inevitable. Como consecuencia se han podido lograr los objetivos de mejora, la reducción de tiempos y mejorar la rentabilidad. Asimismo, desde el punto de vista de los consumidores, gracias a esto es posible obtener los bienes y servicios con mayor rapidez y usualmente a un menor precio.